El Toro de Barro

El Toro de Barro

viernes, 26 de abril de 2013

"Ulises" (Fragmento), de Alfred Lord Tennyson


Turner

Ulíses






   Venid, amigos míos, venid,
nunca es demasiado tarde para buscar un mundo nuevo.
Zarpemos, castiguemos con orden las ondas murmurantes,

sólo quiero navegar más allá de donde el sol se pone,

donde se bañan las estrellas numerosas de Occidente.

así hasta que muera.
     Es posible que el mar nos hunda en sus abismos,
pero quizá hallemos las Islas Venturosas
y al gran Aquiles de nuevo contemplemos.
Hemos perdido mucho, pero es mucho todavía lo que nos queda;
y aunque nos falta el vigor

conque antaño movimos los cielos y la tierra,
aún seguimos siendo lo que somos:
un espíritu ardiente de heroicos corazones
agotado por el tiempo y el destino

mas decidido a luchar, a buscar y encontrar,  

y nunca más rendirse….






Come, my friends.
'This not too late to seek a newer world.
Push off, and sitting well in order smite
the sounding furrows; for my purpose holds
To sail beyond the sunset, and the baths
Of all the western stars, until I die.
It may be that the gulfs will wash us down;
It may be that we shall touch the Happy Isles,
And see the great Achilles, whom we knew.
Though much is taken, much abides; and though
We are not now that strength which in old days
Moved earth and heaven, that which we are, we are
One equal temper of heroic hearts,
Made weak by time and fate, but strong in will
To strive, to seek, to find, and not to yield.



(Fragmento del poema Ulises)

 

 

 


 

Konstantin Kavafis      *      Zhivka Baltadzhieva,

Francisca Aguirre    *    Amparo Ruiz Luján





 Grandes Obras de 
El Toro de Barro

PVP: 8 euros
Pedidos a:
edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Puedes entrar. He dejado la puerta
abierta, la luz, la calefacción
encendidas. Hay un poco de vino
en la alacena, el café está reciente
por si me demoro y te vence el sueño.
Acaso estés aquí cuando regrese,
arropada en el sofá con mi manta
de viaje, reconfortada, quizá
complacida del mundo en su belleza,
sabiendo que hay una técnica pura
en esta maravilla de estar vivo.
Y si no estás, bendito sea el tiempo
en que estuviste. Sólo he de abrir
los postigos para que fluya el agua
llovida en la memoria. La luz, pronto,
dejará en las paredes una sombra
que llamará en sus labios con tu nombre,
contenta de estar en casa de nuevo.
 Otros poemas de
 Juan Ramón Mansilla



"El Profeta", de Carlos Morales. De su Libro "S". Ilustración Leonardo da Vinci




 
 
 





2 comentarios:

Elizabeth Conte Chassin-Trubert dijo...

Maravilloso fragmento, me encantó el ritmo que sigue y lo vigoroso del canto, como el mar que lleva a Ulises a su extraviada Ítaca.
Excelente traducción. Gracias por todo lo bello que comparte en su blog, Carlos.
¡Un abrazo!

Carlos Morales dijo...

Agradezco mucho ese comentario, porque nada hay más difícil que lo que es sencillo. Gracias, muchísimas gracias.
Carlos Morales.