El Toro de Barro

El Toro de Barro

viernes, 19 de octubre de 2018

"Cantilena de Pentauro", de Marguerite Yourcenar


Tom Walker

Marguerite Yourcenar
Cantilena de PentauRo

Versión de Humberto Saldaña Pico






La muerte se acerca a ti
como un dulce sueño a la sombra de un dulce techo;
como un vino se vierte, como un loto derrama su aroma,
como el llanto de un junco, la muerte está junto a ti.
Curación para el enfermo, reposo para el extenuado,
la muerte es un dulce lago con remolinos de polvo en el horizonte.
La muerte hincha tu vela y sopla lentamente tras de ti
como el suave aliento del viento de la tarde.
Los amantes navegan hacia el país lejano,
y la muerte, dulce invitada, asiste al festín.
Como el pajarero echa suavemente sus redes,
el verano marchita la flor y se bebe el rocío.
Sólo queda la sombra solitaria del ciprés
donde yacen juntos, para siempre, los amantes.







 Grandes Obras de 
El Toro de Barro
 PVP 8 euros
edicioneseltorodebarro@yahoo.es

llegar limpia de nombres
a tu nombre
sin gestos del pasado
ni voces que reclamen
como recién nacida
que viera por vez primera
a alguien
que no fuera su madre
sin ecos reconocibles
y poder nombrar nuestra mirada
con palabras nuevas
que contengan
la profundidad

del primer día sobre la tierra

Otros poemas de 
Neus Aguado



"El Profeta", de Carlos Morales. De su Libro "S". Ilustración Leonardo da Vinci

 

 

   
















jueves, 18 de octubre de 2018

Pª del Holocausto: "Estamos tan lastimados", de Nelly Sachs




(En preparación)

Estamos tan lastimados








  Estamos tan lastimados
que creemos morir
si la calle nos arroja una palabra maligna.
La calle no lo sabe,
pero ella no soporta nuestra carga;
no está acostumbrada a que alguien descerraje sobre ella
un Vesubio de dolores.
Los recuerdos de los tiempos antiquísimos fueron extirpados
cuando la luz se hizo artificial,
y los ángeles juegan ya solamente con pájaros y flores
o sonríen en los sueños de un niño que duerme.





 

"Amo a mi amo"

"Coro de los consoladores"

"Quién vació la arena de vuestros zapatos"

"Estamos tan lastimados"




Grandes Obras de
El Toro de Barro

PVP: 8 euros Pedidos a:
edicioneseltorodebarro@yahoo.es

















jueves, 21 de junio de 2018

«La Voz», de Carlos Morales del Coso


Carlos Morales del Coso
(España, 1959)


La voz


A Pilar Gómez Bedate



La Voz,
dónde la Voz
que en mi boca cabalgaba?
Dónde la Voz
sobre el yerto barro húmedo arrojada
antes de que yo
antes de que todo fuera
la voz que entre juncos se ocultase
la voz que nombró todas las cosas
que las hizo emerger de los silencios
con una flauta en la mano?

La Voz huyó entre las zarzas
atravesó las cárcavas y el monte
se arrojó a los ríos
como un fardo viejo de olvidadas palabras
y en el nido del águila descansó
durmió sobre las dunas
y las sandalias halló
al despertar
que Dios se quita cuando bañarse quiere
desnudo en sus torrentes

Mas quién al dolor se arroja
y como pájaro espino
en él a morir se presta
por hallar la Voz que nos escoge?





                                                           
Poemas escogidos de
El libro del Santo Lapicero



Grandes Obras de 
EToro de Barro
 Margalit Matitiahu, "Bozes en la shara". Col. «Kuadrinos sefardíes» Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales Ed. Tarancon de Cuenca, 2001 PVP 8 euros edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Margalit Matitiahu, "Bozes en la shara".
Col. «Kuadrinos sefardíes»
Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales Ed.
Tarancon de Cuenca, 2001
PVP 8 euros
 Margalit Matitiahu, "Bozes en la shara". Col. «Kuadrinos sefardíes» Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales Ed. Tarancon de Cuenca, 2001 PVP 8 euros edicioneseltorodebarro@yahoo.es

  

































La «Carta», de Nikíforos Vrettakos


CaRta



 
No tengo una hoja de los viejos árboles verdes.

En este papel te escribo mi tristeza
tan leve que la lleva el viento,
tan buena y tierna que el sol no se sorprende,
noble como el silencio que camina de noche
en la hierba. Simple y pura como el agua que corre
sin que nadie adivine que nació de la tormenta de ayer.

Muchos han muerto. Muchos seguimos viviendo.
Todos estamos
heridos. El mundo pesa de tanto dolor.

Con el silencio del mar recibirás mi tristeza.
Te envío este eterno "no me olvides", es una
luz plegada en una pequeña nube.

Te envío este corderito, pues estás cerca de Dios,
para que lo lleves a su verde jardín.
Te envío este niño con el pie quebrado.
álzalo hasta la ventana con el Lucero,
cerca del mundo, cerca del sueño.

Cerca de tu bondad cálida como el aliento de una madre.
Cerca de la chimenea donde apoyas la mano en la frente
y sueñas con la felicidad del hambriento, del soldado, del enfermo.

Colócalo cerca de la verde bandera. Cerca del rojo
caballo. Junto a tu madre que rodeada
por los gorriones de enero teje la esperanza.
Colócalo cerca del suspiro de la amistad. Cerca, muy cerca.
Siéntalo y abre como una sonrisa la ventana
para que vea el mundo.
Nada más, querido Themo.
Como siempre
peregrinando por la tierra del sol, te saludo
con el ala de mi pena.


מכתב
אין גיליוני משל עצים ירוקים עתיקים
במאמרי מעל דף זה ,כותב אני את העצב שבי
בקלות בה הרוח לוקחת אותו
כל כך טובה היא ברכותה,עד כי השמש לא מופתעת
אצילית כמו השתיקה המתהלכת בלילה
על העשב. כמים פשוטים וטהורים בזרימה
מבלי שאיש ינחש כי נולדה היא
לאחר סערה של אתמול.
רבים כבר אינם,רבים עדיין בינינו
כולנו פצועים,כבד העולם בכאבו
עם רגיעתו של הים תקבל את צערי
בשלחי לך את "אל תשכחני"-הנצח
אור מקופל בתוך ענן קטון
שולח לך טלה רך זה
כי קרוב אתה לאלוהים
בכדי שתיקחהו לשדותיו
ומרעותיו הירוקים
שולח אני לך ילד זה
ורגלו השבורה
בכדי שתישא אותו מעלה
אל החלון המואר
קרוב לתבל עליה לחלום
ליד נשימתך החמה,כלחסדה של אם ישכון
ליד האח ברגע בו אתה מניח ידך על מצחך
וחולם על אושרו של הרעב,של החייל,של החולה
מקם אותו בסמוך לדגל הירוק. ליד הסוס
האדום.ליד אמך המוקפת בדרורי ינואר
בארגך תקווה
הנח אותו ליד אנחת הידידות.קרוב,קרוב מאוד
הושב אותו, וכחיוך בהיר פתח את החלון
שיצפה בעולם.דבר לא יותר,יקירי.
מרגל אני בארץ השמש,הברד
בכנף צערי.



(Anat Heidekel)






 

 
 Libro recomendado


PVP: 10 euros Pedidos a:
edicioneseltorodebarro@yahoo.es

Quien lloró de amor por una mujer,
llore conmigo sobre esta tierra ingrata.
Extranjero fui en su corazón,
extranjero lejos de mi patria.
Dos dolores para un mismo pecho.


*** 

Yo, que he sobrevivido a cien lanzas
y he hecho temblar el vientre
del desierto con uno solo de mis carros,
perdí ante tus ojos mi última batalla.
Ser cobarde en amor equivale a estar muerto.







© Del poema, Nikíforos Brettacos.
 © De la versión, Horacio Castillo.
En caso de reproducción, rogamos se cite la autoría.