El Toro de Barro

El Toro de Barro

martes, 11 de febrero de 2014

Psª Sefardí. «Kamino de Tormento», de Margalit Matitiahu.




Estudio, selección y notas de Carlos Morales.
(En preparación) 




Margalit Matitiahu
 (1935)
Kamino de Tormento
(Poesía en lengua sefardí)



En el kamino de Athena a Larisa


I

Dies ijos del sol salimos al kamino
A korer en las linias de pena.
Tierra amarga avrio las entranias
I letras formando nombres aparisieron,
Komo de un hetchiso mistiko
Su karne ferida paresia kurarse
Enfrente de nuestros kuerpos ke se intchian
De puntas kemando.
Paresiamos komo suvidores de muntanias
Sheshereados
Ke kerian arivar i tokar la alta dolor
Ke se topa en las onduras.


II

El treno trinko dientes
Tornando a pasar en el kamino,
El fiero de nuevo empeso a djimir
Enterompiendo el selensio de la linia.

Athena –Larisa– kamino de tormento.

En nuestra kara palida
Se asendio el eskuro sol
I los tuneles korian amatando las luzes.

Vollos –Saloniki– linia de enfermo.

Kon la marka de dolor en el kuerpo,
Komo la mezuza
Bezar bezar y Akodrar.


Antes de arivar a Saloniki

Antes de la partensia al portal de tu chikes
Vine madre mia
A batir enriva la piedra de tu kaza eternel
I dezirte ke me vo
Ande se krio tu alma
Ande tu padre planto en ti simiente de poezia.
Me aserko de tu sufriensa kayada
I de las piedras ke no tienen luz
Ma todo no fue en vano
Vo a murmurear en tu oreja de tierra.


Saloniki

(En la kaye ke-se engrandisio mi madre)

La kaye paresia intchirse de mis onds sintimientos,
En kaminando i bushkando mi viejo nombre.
Las solombras de la tarde
Empesavan a kayer sovre las kazas.

Las ventanas seradas paresian metersen
En una gera muda kontra el tiempo pasado.
Mezo las memorias plantadas en mi por mi madre
Via la kaza ke supito se enchekisiya
Asta tokar la tierra del kurtijo
Ande las bozes de lo pasado kedaron en el aver.
I sintia la prononsasion de un nombre
Komo una kampana
kunandose en el tiempo i disiendo
The Saloniki, odos "The oienos Harisis 59"


El reposo pesgado

Komo un punio en el estomago
Se apunto en mi la manianada,
I los rayos del sol se trokaron
en solombras.

En la kamareta de los ijos
Se kuajo el muvimiento
I un reposo pesgado se asia kayer.

Komo un pasaharo devine, bushkando avrigo
del Yelor ke desbrocho en el aver.


Solombras pálidas

Komo solombras
En una parada mas palida ke la muerte
Estavamos yevando tus vestidos
De tu kaza a la absensia
Respirando la sudor kansa
I el espanto.

Komo kriansas tokadas de lumbre
Venimos tus ijos,
I tu esprito de mas en mas
en nos se enfortese.


Kurtijo kemado
(El esfenio)

Me topava en tierra ajena
En un estranio kurtijo
Arodeada de barakas pretas
I de kolonas en desorden espardidas

Dientro mi lo savia
Ke en otros lugares
Las kolores brian
I el selensio reina
Kon kalmesa i siguridad.

A mi espritu keria dar
La libertad de fuir,
El kurtijo kemado
Me azia sinios
Sin dizir.


El muzeo djudío

En el muzeo djudio de Athena
Se rekojeron los restos reskapados,
Pedasos de ropa, vistidos, livros viejos i arugados
Los atuendos santos retornaron
A flautar kantes de relijion.

En la eskuridad de la kamareta
Los kandelares reflektavan un relumbror
Ke aklarava el chiko medalion
Del tiempo de la nona de mi nona
Ke en mi garganta tanto briyaba.

Esupito, las venas de mi kueyo
De gritos mudos se enflamavan.


La plasa de la libertad

(La plasa onde los djudios de Saloniki fueron
arekojidos i mandados a los kampos de konsentrasion)

En la plasa pozava la kayades
Ma muestros oydos sintian el ruido ke suvia del tiempo pasado

Las ventanas de las kazas mos miravan kon ojos estranyos
I una negregura enlokesida paresia abashar
de las agilas arrevatadoras vistidas de maldad.

La plasa mos azia sinyos invezibles,
la kayadez korria gritando en muestras venas

En la londjura –la mar kedava blue komo el sielo
Ma muestros mushos se empretesian.

"La plasa de la libertad"
Topa oy avrigo basho la solombra de los arvoles
Abokados por el pezgor del enverano
I de una manera de libertad timida
Kontinua a sirkolar el movimiento,

Ma de las ventanas ke siempre van kasando la luz
Nunka no podra fuir la eskuridad.


Enflamada

Enflamada de palabras
Ke suben del abismo
Ke se plantan en la tierra
I yevan sinieficasiones
A lo desconocido,

Me vo ande la endevina

Por entender ruidos de paredes
Por descubrir muvimientos
Basho tejados transparentes,
Por yevar a mis entranias
La sabiduria de la mente,

Por yenar mis manos vasias,
Y desbrochar dolor
Cubierta con voses
De otros mundos.


Ruben rubeniko

Ruben Rubeniko, lo yamava,
Anyos en su boka lo tenia,
Bolando sovre la mizerioza djoventud
Kon las palavras i sonrizas ofresidas
Por mantener el alma i las entranyas.

I Ruben Rubeniko,
Karesandola kon alegria komo las mares
A los piezes de Posedon.
La tempesta blu de sangre
Se aunava en sus venas
Suviendolos a las alturas del relumbror.

Kuarenta anyos kon eya bolo
Sin topar urias, sin topar avrigo.
Kuando kuomo una djoven-aidada
Al nido eternel eya abasho–
Ruben Rubeniko, en su boka tomada
El nombre amado metio.
                   Asta–

En el dia que lo kuvrio la tierra
El temblor de su boz
De las onduras batia,
Al enkontrar el temblor de su kerida
Ke ainda kon dulsor
Ruben Rubeniko, le dezia.


Alegrika

El panorama gravo lo vaziyo
Komo restos de muvimientos
En el tiempo –

"Alegrika"! –
En las onduras de la absensia
Se sintia la boz
Karesandola –
Komo el sol a un Kampo
Eskuro i entezado.

Y Alegrika –estonses–
Ninia chika
Enbuelta en las iluziones
Enrimada kom su palma
En la rotura de una pared
Kuajando el tiempo.




 Kuaderno de Tormento
(El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca, 2000)




Grandes Obras de 
El Toro de Barro
Masrgalith Matitiahu, "Kamino de tormento", Col. Kuadrinos Sefardíes, Ed. El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2000.
Margalit Matitiahu "Kamino de tormento".
Col. Cuadernos del Mediterráneo.
Ed. El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2000.
edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Masrgalith Matitiahu, "Kamino de tormento", Col. Kuadrinos Sefardíes, Ed. El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2000.



 



















2 comentarios:

Myriam dijo...

Fuerte testimonio de un dolor que no puede desaparecer. La voz de la poeta retumba como una campanada.

Carlos Morales dijo...

Quede aquí este puñado de poemas en la lengua sefardí que la gran poeta hebrea escribió a mediados de los ochenta después de un viaje catártico a Salónica, ciudad desde la que sus antepasados fueron conducidos a Auschwitz. Editados por primera vez en 1988 en Israel, fueron reeditados por el Toro de Barro en el año 2000, en la colección “Cuadernos del Mediterráneo”, acá en España.
Más allá de su contenido, estos poemas de Kamino de Tormento nos conmueven al situarnos a los sonidos y expresiones que uno pudiera imaginarse del castellano tardomedieval. De hecho, todos ellos tienen ese regusto a tradición tan característico a la literatura sefardí de todos los tiempos. En sus poemas, Margalit apostó por la grafía fonética universal con la que, desde finales del siglo XIX, se intentó visualizar los sonidos de las lenguas minoritarias como la ladina o la vasca. Muy pronto, y después de esa apuesta inicial, la poeta hebrea españolizó su grafía para hacer más comprensible y homologable la lectura de la lengua sefardí, al tiempo que incorporaba a su literatura los grandes hallazgos expresivos de las distintas corrientes de la literatura europea del siglo XX, como el simbolismo y el imaginismo, por la que ya se ha ganado un hueco de oro en la historia de la poesía sefardí y española contemporáneas. Aquí os los dejamos: (http://poesia-del-torodebarro.blogspot.com.es/2007/08/margalit-matitiahu-kamino-de-tormento.html)