El Toro de Barro

El Toro de Barro

lunes, 6 de octubre de 2014

«En el nombre del hijo», de Carlos Morales.

Poema: Palabras para un hijo; L. Ref: Carlos Morales, "Un rostro en el jardín", Col. Cuadernos del Mediterráneo, El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2000
Carlos Morales
(España, 1959)


En el nombre del hijo
(Inédito, 2014)

A Irene Zamorano




El pie de mujer que conocí descalzo,
el pie que vi dezcalzo escribir su solitud 
sobre la arena
hoy baila denudo 
sobre la tierra mojada de mi corazón
como una pavesa en el último fuego del atardecer.

Oh, hijo del amor, 
oh, hijo que silbas como una suave colina 
de larga cabellera frente al viento,
no alejes tu mano de la llama que aún arde
y eleva junto a ti los hilos calientes de sus cantos,
pues el tiempo esta lamiendo con su lengua de fuego
los últimos maderos de mi vida, 
y ahora nada soy, amor, sino la huella de ese pie desnudo
que un día danzó sus pulseras en mi boca,
no más que el rastro efímero que un mar remoto se llevará
(mañana...


 


Otros poemas inéditos de Carlos Morales

«Ángel y bastardo»...

«Palabra menor»

«El viento del desierto»

«La danza de la carretera»

«Josué»

«Cerezos»

«En el hombre del hijo»




 Grandes Obras de
El Toro de Barro
Carlos Morales, "Un rostro en el jardín", Col. Cuadernos del Mediterráneo, El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2000
Carlos Morales, "Un rostro en el jardín"
Col. Cuadernos del Mediterráneo.
Ed. El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2000.
edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Carlos Morales, "Un rostro en el jardín", Col. Cuadernos del Mediterráneo, El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2000
 























 





Frida Khalo Chavela Vargas Mahmud Darwish Adonis Juan Rulfo Julio Cortázar Alejandra Pizarnik Ferico García Lorca Henry Miller Joaquin Sabina Carlos Morales Juan Manuel Serrat

4 comentarios:

Mery Sananes dijo...

Qué decirte, Carlos. Diré que tantos han sido tus pasos, tantas las huellas construidas, aún sobre las arenas más finas, que no hay manera que tu pie desnudo, sea sólo un rastro efímero que un mar remoto se llevará mañana. Tu llama no dejará de arder porque está sembrada, no como una pavesa, sino un fuego prometeico. Y cuando se tiene un hijo del amor, el infinito se inscribe en el horizonte y toda danza perdura para siempre en la tierra húmeda del vivir. Y en el nombre de tu hijo, de tus hijos, Carlos, pervivirás siempre como un silbo que desde las colinas seguirá reescribiendo la canción rota del hombre.

Luis Alejandro Contreras dijo...

Y, a veces, la belleza, también, se nos hace incontestable. No se puede más belleza, Carlos, no se puede...
Así que voy a escudarme en Borges para decirte: “…Lo importante es revelar belleza y sólo se puede revelar belleza que uno ha sentido…”

Lucía Angélica Folino dijo...

Un mensaje que te envié en mis años de desvergüenza y furia por el silencio obligatorio que ordenaba callar a los bufones como Chávez y sus amigotes:
Espero que lo tomes con humor, porque mucha agua ha pasado bajo el puente:

"En Moratalaz estàn muy contentos conmigo, si. Me conocieron y me respetaron como quien soy. La policia ahora està investigando a Jimena Coronado Merel, a Sebastian Coronado Merel, a Cristina Crespo Medina y a los demas complices del difunto Joaquin Sabina, cuyo futuro era tan penoso que se vio obligado a pagarle a un academico de la RAE, que fuera uno de sus chulos, antes de Benjamin, para que le hiciera publicidad apocrifa.

La verdad, don toro salvaje, que me hubiera gustado que usted dejara de esconderse detras de nick name, y ya que estamos, porque mis comentarios no apareceran en su blog, aprovecho para decirle, que sus poemas muchas veces son malos, otras malisimos y solo algunas veces merecen un aprobado o un regular.

Por lo tanto, no me explico como hace para lograr esta cantidad de comentaristas (con tantisimos menos lectores que yo), que lo adulan y le hacen creer que su obra es de alta calidad poetica.

O mejor si me lo explico: el chupaculismo es el deporte nacional de España y como he leido alguna vez en sus blogs, usted debe ser un editor importante, a quien conviene sobar el lomo para seguir publicando paparruchas.

A decir verdad: ya se ha comprobado que Jimena Coronado era una ficción entrenada para mentir en serie. Que grandes nombres de la literatura apañaron estos hermetismos, y que tus poemas, tal vez por el reto o la confrontación ahora me parecen exquisitos.

Cosas de la vida.

Un cariño

También confirmé mi teoría de que eras un editor importante (juaz... qué ojo clínico)

A chuisle dijo...

Quien diga que Carlos Morales es un mal poeta o no sabe de poesía, es que no sabe de poesía. Un comentario mordaz e innecesario el que me precede, me carga quien ventila asuntos privados en público, es de mala educación. Tu poesía siempre me sorprende por su belleza Carlos.