El Toro de Barro

El Toro de Barro

martes, 4 de abril de 2017

«Babi Yar», de Yevgueni Yevtushenko

Poema Babi Yar, de  Yevgueni Yevtushenko (Rusia, 1932– 2017), en versión de Heberto Padilla, y Guantes de Piel Humana, de Carlos Morales y Julio Clemente Lourtau; Libro de Referencia: Carlos Morales, "Coexistencia (Antología de poesía israelí –árabe y hebrea– contemporánea”, Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales ed.
Un momento de la representación de Guantes de Piel Humana (1977), acaecida en 2011. En la fotografía aparecen sus dos autores, Carlos Morales (izquierda) y Julio Clemente Lourtau. La obra es la primera obra de teatro referida al Holocausto en el ámbito de las letras españolas y latinoamericanas. (Fotografía de Irene Zamorano Cruz)

Yevgueni Yevtushenko
(Rusia, 1932– 2017)
Babi Yar
Versión de Heberto Padilla



No existe monumento en Babi Yar*,
sólo la agria ladera. Y tengo miedo.
Hoy me siento un judío en el desierto
que de Egipto escapó. Me crucifican
y mis manos conservan los estigmas.
Me parece ser Dreyfus, condenado,
al que juzgan, escupen, encarcelan;
pero de pie resiste la calumnia
y el grito filisteo. Con la punta
de sus sombrillas en mi rostro vejan
mi indefensión mujeres que se acercan
con vestidos de encaje de Bruselas.

O también soy un niño en Bielostok.
De pronto estalla el pogromo.
La sangre derramada cubre el suelo.
Los que huelen a vodka y a cebolla
salen de la taberna y gritan todos:

“Mata judíos: salvarás a Rusia”.
Un tendero se ensaña con mi madre.
Otro hombre me patea. En vano rezo
plegarias que se pierden en la nada.

Me siento dentro
de la piel de Anna Frank que es transparente
como un ramo de abril.
No hacen falta palabras. Siento amor
y sólo necesito que uno a otra
nos miremos de frente.
Separados del cielo y el follaje.

Solamente podemos abrazarnos
en este cuarto a oscuras.
Quiero besarte una vez más, acércate.
Ya vienen. Nada temas: el rumor
es de la primavera que se anuncia
y del témpano roto en el deshielo.

Y en torno a Babi Yar suena la hierba
que ha crecido salvaje desde entonces.
Los árboles nos juzgan. Todo grita
pero el grito está hecho de silencio.
Al descubrirme observo mi cabello.
También ha encanecido. También grito
por los miles de muertos inocentes
masacrados aquí. En cada anciano
y en cada niño al que mataron muero.

Pueblo ruso, mi pueblo: te conozco.
Tú no odias ni razas ni naciones.
Manos viles trataron de infamarte
al usurpar tu nombre y al llamarse
Unión del Pueblo Ruso**  No perdono.
Que La Internacional llene los aires
cuando el último
antisemita yazga bajo la tierra.
No soy judío. Como si lo fuera,
me odian todos aquéllos.
Por su odio
soy y seré un verdadero ruso.          



***

       Babi Yar o Baby Yar es un barranco en las proximidades de Kiev. En dos días de septiembre de 1941 más de treinta y cinco mil judíos fueron asesinados allí por las tropas nazis.
Publicado por primera vez en 1961, este poema le valió la presión al poeta. En esta versión de 1997, tomada del libro Adiós bandera roja (Selección de poesía y prosa de 1953 a 1996), se tomaron en cuenta los cambios introducidos por el propio Yevtushenko de la traducción inglesa de Robert Milner.
Al evocar La Unión del Pueblo Ruso, el poeta recuerda el grupo antisemita que actuó en Rusia entre el asesinato del zar Alejandro II y el comienzo de la primera Guerra Mundial. Sus miembros organizaron pogromos -linchamientos de judíos rusos y destrucción y robo de sus propiedades- e, infiltrados en la policía secreta zarista, fabricaron los apócrifos Protocolos de los sabios de Sión.


Otros poemas de Yevgueni Yevtushenko

Grandes Obras de 
EToro de Barro
Carlos Morales, "Coexistencia (Antología de poesía israelí –árabe y hebrea– contemporánea”, Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales ed.
Carlos Morales, "Coexistencia (Antología de poesía israelí –árabe y hebrea– contemporánea”
Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales ed.
Tarancón de Cuenca, 2002.
PVP 10 euros.
Carlos Morales, "Coexistencia (Antología de poesía israelí –árabe y hebrea– contemporánea”, Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales ed.








































lunes, 3 de abril de 2017

«Dante», de Guido Gozzano

Fotografía de Roman Vishniac; Poema DANTE, de Guido Gozzano.Libro de Referencia: Arturo del Villar,  La poesía de Ernestina de Champourcin  -Estética, erótico y mística-     Colección Ensayo  Ed. El toro de barro  Carlos Morales Ed.  Tarancón de Cuenca, 2002.  PVP: 12 euros  Agotado.  edicioneseltorodebarro.yahoo.es
Roman Vishniac,Writing a letter to his mother, who is working in Lodz. Warsaw, 1937


Guido Gozzano
 (Italia, 1883–1916)
Dante
 Traducción de José Muñoz Rivas




Un día, encerrado, el pedagogo flaco
me impuso la desidia de un comentario
alternado a la toma de tabaco.

Me acuerdo de la clase, me acuerdo
del alumnado mudo que se aburre
en el anotar lento, soñoliento…

¡Veo dar saltos en la silla
al buen maestro por un escolar
que se dormía sobre ti, comedia!

¡Atentos! ¡Atentos! — ¡Ah! ¡Más dulce soñar
con la mejilla apretada en el frontispicio
el ojo dirigido a las ventanas claras!

De vez en cuando un aliento propicio
nos traía un perfume de ginestas
sobre el comentario retórico, ficticio.

La primavera, la exiliada campestre
sonreía a la gran paz escolar
por el vano azul de las dos ventanas.

Yo miraba los aparatos de gimnasia,
los olmos florecidos, el infinito azul
en no sé qué perplejidad fantástica.

Y tendía el oído a un susurro,
a un chillido de lejanas alegres,
dando vueltas en lo alto, en el azul;

se escabullían donde las obreras
atareadas en pajas, arcilla, en plumas,
reparando las casas en los canalones.

Con la mirada deslumbrada por esa luz,
cerraba los ojos, me inclinaba exhausto,
volvía a apretar la mejilla en el libro.

Y volvía a oír al pedagogo flaco
alternar el comentario de cada verso
con la habitual toma de tabaco…

¡Ah! ¡No encerrado, sino en el cielo terso,
en el aliento nuevo de la antigua madre,
en la serenidad del Universo,

en el infinito me hablabas, oh Padre!

Guido Gozzano,
Poesie,
Ed. de Edoardo Sanguineti,
Torino, Einaudi, 1990 [1973].






Un giorno, al chiuso, il pedagogo fiacco
m’impose la sciattezza d’un commento
alternato alla presa di tabacco.

Mi rammento la classe, mi rammento
la scolaresca muta che si tedia
al postillare lento, sonnolento…

Rivedo sobbalzare sulla sedia
il buon maestro per uno scolare
che s’addormiva su di te, commedia!

Attenti! Attenti! — Ah! piú dolce sognare
con la gota premuta al frontespizio
l’occhio rivolto alle finestre chiare!

Ad ora ad ora un alito propizio
ci portava un profumo di ginestre
sul commento retorico, fittizio.

La Primavera, l’esule campestre
sorrideva alla gran pace scolastica
pel vano azzurro delle due finestre.

Io fissavo gli attezzi di ginnastica,
gli olmi gemmati, l’infinito azzurro
in non so che perplessità fantastica.

E tendevo l’orecchio ad un sussurro,
ad un garrito di sperdute gaie,
in alto roteanti, nell’azzurro;

guizzavano da presso l’operaie
affacendate in paglie, in creta, in piume,
riattando le case alle grondaie.

Lo sguardo abbarbagliato da quel lume,
chiudevo gli occhi, mi piegavo stracco,
ripremevo la gota sul volume.

E riudivo il pedagogo fiacco
alternare al commento d’ogni verso
la consueta presa di tabacco…

Ah! Non al chiuso, ma nel cielo terso,
nel fiato nuovo dell’antica madre,
nella serenità dell’Universo,

nell’infinito mi parlavi, o Padre!


Guido Gozzano,
Poesie,
Ed. de Edoardo Sanguineti,
Torino, Einaudi, 1990 [1973].




 Grandes Obras de
El Toro de Barro
Libro de Referencia: Arturo del Villar,  La poesía de Ernestina de Champourcin  -Estética, erótico y mística-     Colección Ensayo  Ed. El toro de barro  Carlos Morales Ed.  Tarancón de Cuenca, 2002.  PVP: 12 euros  Agotado.  edicioneseltorodebarro.yahoo.es

Arturo del Villar
La poesía de Ernestina de Champourcin
-Estética, erótico y mística-

Colección Ensayo
Ed. El toro de barro
Carlos Morales Ed.
Tarancón de Cuenca, 2002.
PVP: 12 euros
Agotado.
edicioneseltorodebarro.yahoo.es

Carlos Morales, "Coexistencia (Antología de poesía israelí –árabe y hebrea– contemporánea”, Ed. El Toro de Barro, Carlos Morales ed.