El Toro de Barro

El Toro de Barro

domingo, 1 de junio de 2014

«La hija del capitán Nemo», de Cecilia Quílez

Cecilia Quílez
La hija del capitán Nemo
 

En aquel instante preciso
Un ángel
Tocó
Su mano

 

Padre, 

Estoy temblando de agua y frío. Me has arrojado a la casa de la tempestad, en el páramo más alto donde la miseria está preñada de sudor y miedo.

Oh, mi hermosa infancia entre las letras cenicientas de Alejandría. Éste, padre, es el mayor naufragio de la tierra prometida. Crecí entre pecios cubiertos de coral, ídolos de recios antebrazos y cálidas mareas al cobijo de la pesadilla incierta de la aurora. Paseábamos midiendo el esplendor del vidrio caligráfico en los profetas legendarios, jugando a la intemporalidad del limo suave del océano. Fuera, los centinelas del caos educaban a los discípulos de la necedad en un blues desafinado por el odio.

Mi eternidad, padre, sentenciada por siempre a esta árida patria donde las lápidas escupen iniciales de inocentes. Están pidiendo justicia y pan para sus huérfanos. Me duelen los oídos y puedo oírles cantar ahora mientras esparcían el trigo felices de sí mismos. Sembraban a sus mujeres, a sus hijos. Sembraban y toda la belleza les era devuelta en frutos y el orden de las estrellas que les acompañaban. Somos albaceas de la herencia de un llanto. Bendito el sacrificio de los que se fueron sin nombre dejando su llama en nuestra conciencia.

Padre, fuiste condenado al destierro por los licenciados en la cláusula de la codicia. Hoy alimentan a sus herederos con un pájaro negro en la cabeza. Poco hueso para tanta baba. Así es la mansedumbre de la victoria: un sedal de alambre para peces ciegos. Te reconozco ahora, sin asilo para respuestas. Cada noche, padre, suena a las 12 el despertador de la historia. Giran y giran las manecillas y una bailarina con escafandra baila en mis ojos. Hay un afogue de lava horadando mis entrañas. La repulsa a la pernada de la carne por los infieles de la lealtad. Tú me enseñaste el arcano mayor de la fábula bajo las ruinas de los dioses. Su luminaria ha sido pasto del embuste en los molares de un tiburón blanco. Inoculan ignorancia, ponzoña de vacío que desgarra mis horas como una turba incontenible de gatos salvajes. Asco digo, perdóname padre. Están bajando el precio a los anuncios por pleitesía. La razón es ya una variz sin retorno. O acaso el traidor anhela su misericordia en el anzuelo consagrado de lo inmortal?
  
Qué me has dado padre?…Son las 12 y no puedo dormir. Tiemblo de agua y tiemblo de frío. Y no quiero ser vencida. 
 

De su libro
La hija del capitán Nemo
Calambur, 2014.
 
 
 

«Un poeta nace de espaldas»






 
 
Grandes Obras de 
El Toro de Barro
Mercedes Escolano, "Estelas"
Col. La piedra que habla,
Ed. El toro de Barro, Carlos Morales Ed.
PVP: 10 euros Pedidos a:
edicioneseltorodebarro@yahoo.es

Mercedes Escolano "Islas", Col. Cuadernos del Mediterráneo, El Toro dMercedes Escolano "Estelas", Col. La Piedra que habla, El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca 2005e Barro, Tarancón de Cuenca 2000

 

 








 










 













 























8 comentarios:

Cecilia Quílez dijo...

Ese texto, en parte apocalíptico, destapa o trata al menos de hacerlo, la educación sentimental ante la decepción alejada de la utopía que, como herencia, trataron nuestros padres de transmitirnos. El título, efectivamente, es el eje central donde interactúa el resto del libro, una silenciosa rebelión desde la mirada de esa hija que rechaza claudicar más allá del falso sentido de la honestidad y el posicionamiento cínico y feroz de aquellos que miran hacia otro lado. Gracias, Carlos, por hacerlo mensaje de esperanza a través de tu generosidad. Un abrazo.

Josefina Montes dijo...

Destaco de este impresionante texto: "Somos albaceas de la herencia de un llanto. Bendito sacrificio de los que se fueron dejando su llama en nuestra conciencia". Gracias querido poeta Carlos Morales del Coso por compartir esta "joya" de Cecilia Quílez que, como tú dices, nos hace "inclinar la cabeza".

Ángela Raya dijo...

Es muy bello. Gracias, Carlos.

Anuck Floke dijo...

Precioso texto. Todo bajo las aguas...!

Ángela Raya dijo...

"Así es la mansedumbre de la victòria: un sedal de alambre para peces ciegos." ... Sublime, Carlos, gracias.

Cristina Peñalva Pastor dijo...

Yo, también estoy temblando...

Carlos Morales / El Toro de Barro dijo...

Yo tampoco quiero ser vencido...

El Toro de Barro dijo...

"Una dice la verdad cuando no es consciente de lo que dice. Todavía no he escrito nada verdaderamente consciente. No engaño a nadie. De ese decir suicida se traduce esta forma de escritura. La inocencia adulta, al fin y al cabo. No todo el mundo quiere crecer ni creerse lo que es o lo que le complacería ver en los demás. Cuando sea mayor, quiero mentir más que Barrabás."
Publicado en su muro de Face por la propia Cecilia Quílez, el jueves 5 de junio de 2014.