El Toro de Barro

El Toro de Barro

domingo, 11 de mayo de 2014

«Alcances», de de Rafael Saravia

Arthur Rothstein

Rafeal Saravia
 (1978)
Alcances 


            No hubo dolor en la pobreza.
El amor, con su hinchada hegemonía,
fue tan grande como puede ser el amor en la pobreza.
            Yo no conocí el hambre,
mis huesos crecieron con crujidos pretéritos.
No conocí el hambre ni los platos dorados que mitigan la gula.
            Fui presencia en el olvido,
un margen agraciado en el asalto que el día ofrece al que no tiene,
al que conserva el dulzor de la nieve durante todo el año.
            No hubo dolor en mi pobreza,
el lomo de mi madre resistió abundante y frondoso,
doce horas al día su curvatura se apoderaba de mi escasez
y el carbón nos hacía feligreses del calor ajeno y sudado.
            Era sagrada nuestra ausencia de bienes
y el olor a lluvia y gotera compensaba la tristeza del sollozo.
            Mi pobreza fue constante y suave,
rellena de manjares abundantes que suplían a telas y platas
en medio de un candor soluble,
como el café en la escarcha de la ventana
o los sueños repletos de espartos
amados profundamente por la viuda más amada de mi historia.
            Yo no conocí el hambre y sí la fiebre.
Los sudores y la piel ajada me acompañaron en la infancia.
Las mezquitas del amor se me ocultaron
y tan sólo el terrazo frío me aleccionaba en el hogar.
            Yo no conocí el hambre,
hubiese dado días de deseo por aliviar el peso de mi madre,
pero mi estrechez fue colosal y su vida tan enorme
como toda la que habita en los pliegues de mis ganas.




De su libro
Llorar lo alegre

Grandes Obras de 
El Toro de Barro  
Salomón, "El Cantar de los Cantares”, Versión de Carlos Morales

Salomón, "El Cantar de los Cantares”
Versión de Carlos Morales
Col. «Cuadernos del Mediterráneo»
Ed. El Toro de Barro,
Tarancón de Cuenca, 2003.
Salomón, "El Cantar de los Cantares”, Versión de Carlos Morales