El Toro de Barro

El Toro de Barro

jueves, 11 de octubre de 2012

"Resplandores en el bosque", de Antonio Tello





La ninfa durmiente, de Antonio Cánova






Resplandores  en el bosque





N o es el murmullo del agua
lo que oímos a orillas del río.

Ni el susurro de la brisa,
ni el rumor de los sauces.

No son las voces del bosque,
ni el paso de las estaciones.

Es desespero de ramas verdes.
Adioses en pos de la corriente.

El río es silencio que fluye. Lo que
oímos no es el rumor del agua.


El abrazo es el escudo de los amantes.



 A ntes de que la miel reboce y endulce el
tronco del árbol, la abeja ha libado la flor.

El panal es memoria asida a la piedra.
Voluntad y gozo que nutre la vida.

La miel que él rezuma es saliva y néctar.
Murmullo de la obrera, su dulzura.



T u cuerpo es la tierra donde nacen los ríos.
Tus dedos los que alivian el tronco del árbol.
Tu boca, la fuente que riega sus raíces.



Es quizás tu risa la que trae las lluvias?
Los amantes ríen. Se abrazan. Y en el abrazo
son. El fragor. La tormenta. El tumulto
de las nubes. El relámpago del verano.
Ajenos al dolor. Se entregan. Los amantes.
La caricia. El viento. El trueno entre las espigas.
Son. La gota que colma los campos. Sus cuerpos.
Desnudos. La espesura. De ellos nace,
con gemidos de nieve, la primavera.



 L a mano que ha conocido la caricia
restaña la sangre y cura las heridas
que en el árbol el hacha o el viento dejan.



L os amantes ríen. Se abrazan. Y en el abrazo
son. El fragor. La tormenta. El tumulto
de las nubes. El relámpago del verano.
Ajenos al dolor. Se entregan. Los amantes.
La caricia. El viento. El trueno entre las espigas.
Son. La gota que colma los campos. Sus cuerpos.
Desnudos. La espesura. De ellos nace,
con gemidos de nieve, la primavera.



 L os amantes! ¡Oh, los amantes!
¡Qué cerca están de lo que pierden!



L a fruta es la inicial de los amantes.
La última vocal del paraíso.




el fauno y la huérfana recuerdan
 el futuro recuerdan
 cuando las criaturas del bosque renazcan
 cuando vuelvan las estaciones
 y con las estaciones los sueños
 los dioses serán otros recuerdan
 otros los dioses que gobiernen el bosque.
 El jaguar y la ninfa recuerdan
 el futuro recuerdan
 Los dioses lo saben
 ráfagas de furia
 hieren el misterio de la fronda
 y vueltos los ojos al yermo
 caigo
 sin asidero
 incendiadas las ramas del árbol
 al abismo
 sin asidero tu nombre
 tu nombre
 en la boca muda del origen
 sin asidero sigo cayendo en el silencio
 o las estaciones




De su libro





________________________

© De los poemas, Antonio Tello

En caso de reproducción, rogamos se cite su autoría.
 

























Página maquetada por Carlos Morales para El Toro de Barro



5 comentarios:

maría josé tirado dijo...

Y qué es la vida sino una caída perpetua? Bella poesía, de ninfas y faunos que allende los tiempos continúan burlándose de nosotros, simples humanos. Saludos.

Livia Diaz dijo...

un bello poema, para amanecer.

Myriam dijo...

Un bello poema, con un muy buen final:

"sin asidero tu nombre
tu nombre
en la boca muda del origen
sin asidero sigo cayendo en el silencio
o las estaciones"

Las estaciones nos dan una perspectiva cíclica de la vida. Quién sabe lo que nos espera a la vuelta de la esquina. Todo cambia, todo está en movimiento, todo se recrea.

Myriam dijo...

La imagen bellísima, con esa pureza en las líneas tan propia de la obra de Canova.

Anónimo dijo...

hermosa, sentida y cierta interpretación...