El Toro de Barro

El Toro de Barro

domingo, 16 de septiembre de 2012

"Ceremonia de amor" mapuche, de Jaime Huenún














Ceremonia de amor






 Los árboles anoche amáronse indios: mañío e ulmo, pellín
e hualle, tineo e lingue nudo a nudo amáronse
amantísimos, peumos
bronceáronse cortezas, coigües mucho
besáronse raíces e barbas e renuevos, hasta el amor despertar
de las aves ya arrulladas
por las plumas de sus propios
mesmos amores trinantes.

Mesmamente los mugrones huincas
entierráronse amantes, e las aguas
cholas abrieron sus vertientes alumbrando, a sorbos
nombrándose, a solas e diciéndose: aguas buenas, aguas
lindas, ay pero violadas somos aguas Rahue,
plorosas Pilmaiquén, floridas e parteras e aún felices
las arroyos que atraviesan como liebres
los montes e los cerros.

E torcazos el mesmo amor pronto ayuntáronse
los Inallao manantiales
verdes, las Huaiquipán bravías
mieles, los Llanquilef veloces
ojos, las Relequeo pechos
zorzales, las Huilitraro quillay
pelos tordos, los Paillamanque
raulíes nuevos.

Huilliche amor, anoche amaron más
a plena chola arboladura, a granado
cielo indio perpetuo
amáronse, amontañados
como aguas potras e como anchimallén encendidos, al alba
oloroso amáronse,
endulzándose el germen lo mesmo
que vasijas repletas de muday.







Nuestro agradecimiento a la
Recomendamos consultar el





________________________

En caso de reproducción, rogamos se cite su autoría.






1 comentario:

Myriam dijo...

Todo el bosque participa de la ceremonia. Hay mucho que descubrir de la poesía mapuche, de su riqueza. Los árboles no sólo tienen vida, sino tienen alma, así es la cosmovisión mapuche. En el bosque el hombre y la mujer se encuentran en su elemento y son uno con él. La tradición nos dice que el matrimonio se sellaba precisamente en el bosque, los esposos huyen de la fiesta que dura varios días y se internan en el bosque donde consuman su amor.