El Toro de Barro

El Toro de Barro

sábado, 4 de agosto de 2012

"Pobre Laila", de Samer Khair



Pobre Laila
 (Traducción de  Carlos Morales y Javier Semprún)





La pobre Laila estaba dormida
cuando ellos la encontraron
muerta.
A su derecha, un espejo
devolvía el brillo de sus ojos
inmóviles.
Nadie lloró entonces
en la casa, nadie gritó,
nadie dijo "sí, sólo Él".
Ella nada escuchó.
tampoco nadie la llevó
sobre sus hombros
-"Dios es uno,
Dios es uno"-

No te está permitido elevarte
más allá de las altas sombras.
No te está permitido dar un paso
más allá de tus vestidos.
No te está permitido abandonar
a solas tu corazón,
ni regar tampoco tus jardines. 
No puedes hacerlo,
lo tienes prohibido.
Pero hay algo que sí puedes
hacer, ojo mío:
llorar.




Del libro  
El Toro de Barro,
Tarancón de Cuenca 2002.






"La Tormenta"       "Tarde o temprano"       "Pobre Laila"

"El abismo"       "El fuego de la tribu"       "Algún día"





Shamer Khair, enCarlos Morales COEXISTENCIA, Antología de la poesía isralí -árabe y hebrea- contemporánea.

2ª Edición.
PVP 10 euros
edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Libro recomendado

no apuntéis vuestros fusiles
sobre mi alegría,
contra la que no vale la pena malgastar
ni lo que cuesta un cartucho.
Lo que veis
ágil y rápido como una gacela,
huyendo en todas direcciones como una perdiz
no es alegría,
creedme,
mi alegría nada tiene que ver con la felicidad...
Otros poemas de



























 

2 comentarios:

Myriam dijo...

Magníficos versos Carlos, parecen sencillos, pero son inmensos y de una profundidad sin límites.

L. A. F. dijo...

Conmovedor poema.

Lu Folino