El Toro de Barro

El Toro de Barro

miércoles, 29 de agosto de 2012

«Canción para mi hijo», de Rabindranath Tagore

Amós y yo


Rabindranath Tagore
(India, 1861-1941)
Canción
para mi hijo




Esta canción te envolverá en su música,
hijo mío, como un cálido abrazo de amor.
Mi canción rozará tu frente 
como el beso con el que te bendigo.

Cuando te duela la soledad,
esta canción mía estará a tu lado, 
susurrándote al oído;
cuando una multitud te rodee,
te protegerá sin sofocarte.

Mi canción dará alas a tus sueños y conducirá
tu corazón hasta la frontera del misterio.
Cuando la noche oscurezca tu camino,
te guiará como la estrella más confiable.

Mi canción brillará en tus ojos 
y llevará tu mirada hasta la esencia de todo. 
Y cuando la muerte silencie mi voz,
mi canción te hablará, hijo mío,
desde lo más profundo de tu corazón.




Otros poemas de Rabindranath Tagore

 

"Gitánjali"

«Canción para mi hijo»

 


Grandes Obras de 
El Toro de Barro 
Carlos Morales, "Un rostro en el jardín”, Col. «Cuadernos del Mediterráneo», Ed. El Toro de Barro, Tarancón de Cuenca, 2000.
Carlos Morales, "Un rostro en el jardín
Col. «Cuadernos del Mediterráneo»
Ed. El Toro de Barro,
Tarancón de Cuenca, 2000.







 








 

9 comentarios:

Myriam dijo...

Es una belleza Carlos, tan llena del más genuino sentimiento, como es el amor de padre.

Rachel dijo...


Emociona,realmente emociona este poema incondicional e infinito amor de Padre.

Francisco Miguel dijo...

Es una canción llena de ternura, amor y deseo de estar con el hijo. Me emociona y al mismo tiempo me parece un legado y un cálido abrazo paternal.

Isabel Barceló Chico dijo...

Conmovedor. Es una canción que no se olvida y que yo desearía haber oódo a mi propio padre. Un abrazo muy fuerte.

El Toro de Barro dijo...

También yo lo daría todo por haber escuchado algo así a mi propio padre.

Carmen González dijo...

Excepcional poesía, no soy padre...sino madre y se la voy a enviar a mi hijo para su cumpleaños,pues desgraciadamente no esta conmigo todo lo que quisiera y anda un poco perdido con su padre.
Ese toro conquense lo acabo de conocer a través del enlace de una amiga. Curioso esto de la red...
Visitaré tu blog.


Inmaculada Jiménez Gamero dijo...

Grande amor, gran ternura de padre, maravillosos poemas. Enhorabuena al poeta, al padre, y al hijo. Feliz Navidad.

S. Figueroa dijo...

Gracias, Carlos, tan hermosos Poemas que siempre compartes! un abrazo

Rembrandt dijo...

Es tan bello que huelgan las palabras.

Abrazos estimado Carlos

REM