El Toro de Barro

El Toro de Barro

jueves, 25 de febrero de 2010

"Sono", de Amador Palacios

Sono

Soñé que fabricaba esperma en una playa
poniéndolo en el mar cual espuma de Venus;
de ella y el movimiento del mar nació una virgen.
Mi compañera y yo le pusimos por nombre simbólico Lourida,
obviando su morada, pensándola en el mito.

Al cabo de los años la vimos convertida
en hermosa muchacha de edad adolescente y figura inmutable
que se baña desnuda nas caldeiras do Castro
y que toca la gaita en fiestas marineras
y que tiene prestigio entre sus convecinos
por su origen ignoto y que nada de perlas:
encontrada impoluta y serena en la orilla.

A veces nos cruzamos con ella: no saluda
mas fija, con su gracia perpetua y ojos grandes
nuestra faz complaciente.
Apurando este sueño me despierto empalmado. 



De su poemario



 
Grandes Obras de
El Toro de Barro

"El Profeta", de Carlos Morales. De su Libro "S". Ilustración Leonardo da Vinci






























"El portarretratos", de Amador Palacios



 




El portarretratos




En el portarretratos argentino
vive mi antepasado ferroviario
su muerte sepia, tal patibulario
tren condenado a no tener destino.

Desde su catafalco, el ambarino
rostro vidrioso mira el ordinario
cuarto como un gran sueño solidario
que no soñó su perentorio sino.

Dentro de la prisión opalescente
surge en su rostro la tristeza fútil.
Y, turbando penumbra lapidaria,

mi antepasado, intemperantemente,
clama el olvido, con premura inútil,
desde su eternidad ferroviaria.



De su antología


 Grandes Obras de
El Toro de Barro
PVP: 10 euros Pedidos a:
"El Profeta", de Carlos Morales. De su Libro "S". Ilustración Leonardo da Vinci




















lunes, 22 de febrero de 2010

Carlos Asorey-Brey, Los poemas de Tang-Lo




Tang-Lo dijo a Tang-Li:
No me quieras tanto
quiéreme mejor.
Y Tang-Li frunción el ceño
pues no conocía otra forma de amar.


***




Ah, y debes saber
quizá lo hayas pensado-
que cada vez que te levanto la falda
si tuviera una máquina de escribir cerca
y si no tuviera las manos ocupadas en otra cosa
entonces, entonces sí que te escribiría buenas cosas.





***

Consiste en dejarse llevar, arrastrar
agarrarse a un cometa que tira sin rumbo
Consiste en perderse, en olvidar nombres y direcciones
En indocumentarse ante la tierra y el sol
Consiste en lavarse del tiempo y sus huellas
Consiste en jugar fuerte y tirar los dados
y confiar en la estaca, en el humo,
en los largos dedos de los brujos.

Como llega abril. Recoger el sudor y tirarlo al mar
Como llega abril, batir los pies y poblar el camino
Como llega abril, con lágrimas, descansar solos
y estremecernos ante el inmenso vacío de nuestra cama
que nos quita el sueño como pesadillas insidiosas
como tumbas abiertas que nos invitan a beber
su vino negro, espeso, magro, podrido
y todos apuramos el trago
hasta el fondo, desesperados
nos embriagamos de fantasmas asesinos
que sólo esperan nuestra debilidad profunda
para mordernos desde dentro, devorarnos.

Aunque una generación sacrifique a la siguiente
y las armas reluzcan como espejos en las manos jóvenes
Aunque el miedo siembre desconfianza
el hombre se seque
y los monstruos de la soledad se crezcan
en el silencio del corazón
consiste, la vida consiste
en dejarse llevar, arrastrar
agarrarse a un cometa que tira sin rumbo.

***


Cuando un cielo de sal se muere
y las espadas desenfundadas están listas para bailar
nadie cuida de los hombres
y así su vida
es un asunto que puede jugarse en cuestión de segundos.

Cada momento que enferma el frío nos separa.

Te rasgaré la piel de noche
cuando en noche te vuelvas
La destrucción es un rito del amor
y el amor es un rito del placer

El indefenso y el estúpido tienen poder para matar
pero es el estúpido el que muere
Recuerda que hablo de amor.

Cuando de noche me vuelva
abreme el cuerpo en tu bosque de sal

Todo lo que me ocurre –aún dentro de lo real-
contiene algo que lo explica.


***


Si la lava se abriera hoy al día
no encontraría carruajes para ir a la fuente
Si puñales al cinto se desenfundaran
no encontrarían carne en que hundirse
y quedarse como huesos
Si vinieras a verme desde tu casa empaquetada
no encontrarías una paloma en mi frente.

La vida es un tren desbocado
y hay que irle poniendo raíles al paso.

Si los libros se abrieran solos en las estanterías
encontrarían hombres mareados leyendo
Si de sorpresa llegara el verano
Encontraría trabajo entre parejas heladas
Y si vinieras as verme desde tu voluntad
encontrarías una tumba cavada
junto a mi cama.

Cuando el río fluye frío
Solamente la tristeza del que lo mira
Puede ser mas cortante que sus aguas.

José del Saz-Orzco, Poemas del saltamontes....



aben-amar
moro ibicenco
gustaba ladearse
la apretada faja

y así
en el día santo
bebía rocío

íbase
a buscar
el bosque

distraído
tibio
candente

aben-amar
henchidas las costillas
trasladábase con el viento

y una multitud
esculpiendo un beso
oraba



***


amo tanto
el tiempo
tonto

seré breve
en este inaugural
discurso

al grano

pasemos
amemos
conozcamos

señores
imposible amar más
ámense

stop


***

en el balcón
crispo
hoy
en negras manos:
crespón negro

restante
soy menos
si trozo de tierra
o trozo de dios

entiérranos
al final

***


A Carlos Edmundo de Ory

cianuro
noble discípulo
de edmundo
joven filosofo
gaditano
esparcíase
al contemplar
cómo le buscaba
la vida

así
arroja la capa
un día

se desplanta

nos hace
una burla
una reverencia

y se va
con los ojos
teñidos de cielo
***



A Gabino-Alejandro Carriedo,
íntimo del corazón y de las letras
"Murió don Guido, un señor, de mozo muy jaranero"
Antonio Machado


M
i gabino
de sienes plateadas
risa de trueno
maestro

gabino
quiero tu bastón
quiero el testigo
de tu amor
gabino
que me dejas solo

gabino
tu irreverencia
gabino
tu insensatez

gabino
que nos entierras
la poesía
y marchas
en día de fiesta

gabino
voy a matar
los domingos
y el mes de septiembre
esta noche

y debes perdonar
gabino
estas lágrimas
este imperfecto poema
inaccesible ya
para ti

MI GABINO

jueves, 18 de febrero de 2010

«Un tiempo de llorar», de Carles Duarte,






Carles Duarte
(1959)
Un tiempo de llorar

 

Crecen las sombras,
se levantan para luego despeñarse
contra una luna blanca,
la abrupta nieve,
la nieve azul del mar.

Donde las cumbres
dejan atrás la tierra,
aúlla ahora la lluvia que lloraba por ti

y transparente cae
como una vena abierta
que contigo nos muriera
en el curso del río,
contra las rocas.

 
Creixen les ombres,
s’enlairen i s’estimben
contra una lluna blanca,
l’esquerpa neu,
la blava neu del mar.
 
Allà on els cims
arrenquen de la terra,
la pluja que et plorava
udola ara
 
i, transparent, davalla
com una vena oberta
que amb tu ens morís,
roques avall pel riu.




Otros poemas de
 Carles Duarte
 
Grandes Obras de 
El Toro de Barro  
Carles Duarte,"El dios de la ternura” / Trad. de Carlos Morales / Col. «Cuadernos del Mediterráneo» / Ed. El Toro de Barro / Tarancón de Cuenca, 2005. / edicioneseltorodebarro@yahoo.es
Carles Duarte,"El dios de la ternura”
Trad. de Carlos Morales
Col. «Cuadernos del Mediterráneo»
Ed. El Toro de Barro,
Tarancón de Cuenca, 2005.
Carles Duarte,"El dios de la ternura” / Trad. de Carlos Morales / Col. «Cuadernos del Mediterráneo» / Ed. El Toro de Barro / Tarancón de Cuenca, 2005. / edicioneseltorodebarro@yahoo.es
 

 












 





















jueves, 11 de febrero de 2010

"La mariposa de Chuang-Tzé", de Juan Ramón Mansilla



Henry Cartier




La mariposa de Chuang-Tze








Es cálida esta tarde de febrero
y los almendros visten la franela
malva de todo lo naciente.
Por unos instantes la realidad
nos exime de ser algo distinto
a nosotros según las leyes
falsas de la vida.
Hace calor, demasiado calor
para fechas semejantes. El clima,
como los abrazos, es relativo
y puede traer los fríos pasados
aunque en el plantío las rosas vayan
a abrirse a quemarropa.
No, no nos equivoquemos.
No es la primavera que se anuncia.
Cada estación tiene sus flores y su sed
y ésas son de las que dejan su olor
muriendo pronto.



De su libro Fugaz







(Biografía de Juan Ramón Mansilla; Antología poética; Comentarios y reseñas de su obra literaria; Títulos del autor editados por El Toro de Barro y blog del autor)
 


_________________________________________
© El poema, de Juan Ramón Mansilla.
© La fotografía, de HenryCartier
© El libro, de Ed. Añil.
En caso de reproducción, rogamos se cite la autoría.







Poeta de 
El toro de barro
































jueves, 4 de febrero de 2010

Carlos Morales, "el río de las mariposas"


El RÍO DE LAS MARIPOSAS
(Para Aira Meneri)
(3-4 de febrero. 2010)


Se afana el dedo en cruzar en barco el Río de las Mariposas
sobre las espaldas rasgadas de tu corazón
encontrar
el puente que aun tiembla
alma adentro
y cavar
cavar y cavar
cavar cavar y cavar
pintar sobre tus hombros el silencio de la mariposa
que muerde ahora los cielos
con sus dientes
en medio del dolor
y en el único día de sus alas abiertas
un día tan sólo para la eternidad
de la mujer que duerme
al cabo del dolor
.
.
bajo la mariposa....
.
.
.